Declaración del Fiscal Tony Rackauckas – Mandato Judicial Contra Pandillas en el Sur del Condado

OCDASeal

Oficina del Fiscal de Distrito, Condado de Orange
Comunicado de Prensa


Tony Rackauckas, District Attorney
401 Civic Center Drive West
Santa Ana, CA 92701

PARA PUBLICACION INMEDIATA
Caso # 01HF0193

16 de noviembre 2007

Contacto:

Oficina:
Celular:

Contacto:

Oficina:
Celular:

Susan Schroeder
Consejera de Asuntos Publico
714-347-8408
714-292-2718

Farrah Emami
Vocera
714-347-8405
714-323-4486


Declaración del Fiscal Tony Rackauckas

Mandato Judicial Contra Pandillas en el Sur del Condado

 

Gracias por estar aquí. 


Tengo aquí conmigo el Alcalde de San Juan Capistrano Sam Allevato, el Alcalde de San Clemente Jim Dahl, el Jefe de Policía de Anaheim John Welter, el Jefe de Policía de Santa Ana Paul Walters, la Jefa de Probatoria Colleen Preciado, Jefe Mike Betzler de San Juan Capistrano, y el Jefe Paul D’Auria de San Clemente.

 

Hoy, el tercer y cuarto mandato judicial del condado de Orange fueron firmados para imponer a dos pandillas rivales. 94 pandilleros de San Clemente y 132 pandilleros de San Juan Capistrano fueron prohibidos de asociar con otros miembros de sus pandillas y de aterrizar a sus comunidades.

 

El mandato fue un esfuerzo cooperativo entre varias agencias que son cometidas a proteger la calidad de vida para los buenos residentes que viven y trabajan en las comunidades afectadas.

 

Me gustaría agradecer y reconocer a las ciudades de San Clemente y San Juan Capistrano, el Alguacil del Condado de Orange, Juvenile Hall, el departamento de Parole, y Colleen Preciado del departamento de Probatoria  por el apoyo y participación con el mandato judicial para el sur del condado.

 

Me gustaría reconocer especialmente a los oficiales del OCSD y los fiscal asistentes del OCDA, investigadores y el personal de la unida de pandillas.

 

En el 2004, tres Marinos, quienes defienden nuestra libertad, recién llegados de la guerra del Medio Oriente, fueron acuchillados por varios cholos pandilleros de San Juan Capistrano. Mi personal y yo fuimos a visitarlos en el hospital y a sus hogares. Les prometí que haríamos todo lo posible para captar a los culpables del asalto a que enfrenten la justicia. Desafortunadamente, a pesar de los esfuerzos diligentes del departamento del alguacil y del fiscal del condado de orange, nunca pudimos arrestar a esos individuos. Eso es inaceptable. Como no pudimos traer a esas personas específicas a la justicia, sentí que necesitábamos sacar a las pandillas de negocio y terminar la guerra entre los dos elementos peores del condado del sur.

 

San Clemente y San Juan Capistrano son dos de las ciudades mas finas de California. Suprimiendo estos tumores cancerosos se puede preservar el estado. Suprimiendo a estas pandillas rivales, cuales cometen la mayoría de los crímenes, es el equivalente de poner encima una tienda que mata termitas y exterminar los animales que infectan una casa que sin problemas seria magnífica.