FISCAL PEDIRÁ PENA DE MUERTE EN SEGUNDO JUICIO CONTRA UN HOMBRE POR APUÑALAR Y MATAR A PAREJA MAYOR DE EDAD DE SANTA ANA, CONECTADO A TRAVÉS DE ADN

OCDASeal

Fiscalía del Condado de Orange
Comunicado de Prensa


Tony Rackauckas, District Attorney
401 Civic Center Drive West
Santa Ana, CA 92701

Para Publicacion Inmediata
Caso # 05CF3954




 

15 de junio, 2009

Contacto:

Susan Kang Schroeder
Consejera de Asuntos Publico
Oficina: 714-347-8408
Celular: 714-292-2718

Farrah Emami
Vocera
Oficina: 714-347-8405
Celular: 714-323-4486

FISCAL PEDIRÁ PENA DE MUERTE EN SEGUNDO JUICIO CONTRA UN HOMBRE POR APUÑALAR Y MATAR A PAREJA MAYOR DE EDAD DE SANTA ANA, CONECTADO A TRAVÉS DE ADN

 

SANTA ANA – Mañana comenzara el segundo juicio de pena de muerte contra un hombre condenado de apuñalar y matar a una pareja de mayor edad, después de ser conectado al crimen a través del ADN encontrado en una lata de Pepsi. Carlos Martinez, de 33 años de edad, de la ciudad de Santa Ana, fue encontrado culpable por un jurado el 14 de agosto del 2008, de dos cargos de delitos graves de homicidio con circunstancias especiales durante la comisión de atraco de hogar, dos cargos de delitos graves por abuso de personas mayores de edad, y un cargo de delito grave por atraco de hogar del primer grado. Las alegaciones adicionales por homicidio múltiples, el uso personal de un arma mortal, y daño corporal grave a una persona mayor de edad, fueron aceptadas. Martinez tiene además una convicción previa del 1995 por robo de auto. El Fiscal pedirá la pena de muerte en este caso.

 

Se espera que el segundo juicio de pena de muerte comenzara mañana, el 16 de junio, 2009, a la 1:30 de la tarde en el departamento C-40 en el Centro de Justicia en Santa Ana. El jurado no pudo concluir un veredicto en el primer jurado de pena de muerte, al votar 11 contra uno a favor de la pena de muerte, el 20 de agosto del 2008.

 

Aproximadamente a las 6:30 de la tarde el 29 de diciembre del 2004, Martinez visito la casa de Nicolas Casas, de 83 años de edad, y su esposa Emilia Casas, de 73 años de edad, en Santa Ana, con la intención de atracar el hogar. La pareja tenía en venta el hogar y planeaba mudarse a la ciudad de Riverside para que una de sus hijas pudiera cuidarlos. Martinez logro entrar a la casa fingiendo que estaba interesado en comprarla. Un poco después de que el llego, una de las hijas de las victimas llamo a la casa y hablo con sus padres quien dijeron que estaban entusiasmados de tener a alguien interesado de comprar la casa dentro de la residencia. Después de que las victimas hablaron con su hija, el acusado apuñalo a cada víctima varias veces usando un cuchillo de filete, de la cocina, y dejo sus cuerpos sobre el piso antes de revolver la casa. El acusado después se bebió una lata Pepsi y dejo la lata sobre el mesón de la cocina.

 

Martinez se quedo en la casa hasta alrededor de las 8:00 de la noche, pero huyo de la escena con las manos vacías después de ser asustado, posiblemente con la llegada de una de las hijas de la pareja Casas. Un vecino atestiguó que vio a alguien huir del frente de la casa de las victimas aproximadamente al mismo tiempo que la hija llego a chequear a sus padres.

 

La hija, quien visita a sus padres con frecuencia, encontró a las victimas sobre el piso de la sala. La casa estaba revuelta, y manchada de sangre, incluyendo manchas sobre las paredes. Los artículos de la escena del crimen, incluyendo la lata de Pepsi, fueron examinados y últimamente el acusado fue conectado al crimen a través del ADN. También, el ADN del acusado fue encontrado en una mancha de mano sobre la almohada del dormitorio, y sobre una cómoda en el pasillo.