PANDILLERO ENFRENTA JUICIO POR UN HOMICIDIO CON CIRCUNSTANCIAS ESPECIALES, DE UN RUSO ALBINO Y CIEGO, AL PLANIFICAR UN ROBO DE UN VEHICULO CON OTRO DOS ACUSADOS

OCDASeal

Oficina del Fiscal,  Condado de Orange
Comunicado de Prensa


Tony Rackauckas, District Attorney
401 Civic Center Drive West
Santa Ana, CA 92701

PARA PUBLICACION INMEDIATA
Caso # 06CF2031


 


10 de noviembre del  2008

Contacto:

Oficina:
Celular:

Contacto:

Oficina:
Celular:

Susan Kang Schroeder
Consejera de Asuntos Publico
714-347-8408
714-292-2718

Farrah Emami
Vocera
714-347-8405
714-323-4486

PANDILLERO ENFRENTA JUICIO POR UN HOMICIDIO CON CIRCUNSTANCIAS ESPECIALES, DE UN RUSO ALBINO Y CIEGO, AL PLANIFICAR UN ROBO DE UN VEHICULO CON OTRO DOS ACUSADOS

*Cuatro demandados adicionales son acusados de ser cómplice después de los hechos

 

SANTA ANA – El miércoles, un pandillero enfrentará juicio por asesinar a un ruso albino y ciego con la ayuda de otros dos pandilleros al planear el robo del vehículo de la víctima, para venderlo en partes. Rubén Alejandro Oliveros, de 27 años de edad, de la ciudad de Santa Ana, Marco Antonio Charcas-Fernandez, de 23 años de edad, de la ciudad de Santa Ana, y Aurelio Fidencio Saldivar, de 30 años de edad, de la ciudad de Costa Mesa, son acusados por delito mayor de homicidio con alegatos de circunstancias especiales por la comisión de atraco por el beneficio de una pandilla criminal, un cargo de terror público, con una alegación adicional por actuar como una pandilla criminal. Además, Oliveros enfrenta una alegación adicional por pandillero quien descargó un arma, indirectamente, causando muerte. Si Oliveros, Charcas-Fernandez, y Saldivar son condenados, enfrentaran una sentencia máxima de cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional. Se espera que el juicio de Oliveros comience el miércoles, el 12 de noviembre del 2008, en el departamento C-35, en la Corte Central de Justicia, en la ciudad de Santa Ana. El tiempo será determinado después. Charcas-Fernandez y Saldivar esperan su juicio el 12 de enero del 2009 en el departamento C-35.

 

Los otros acusados Anthony Raleigh Chargualaf, de 47 años de edad, de Santa Ana, Jose Ramirez Muniz, de 40 años de edad, de Santa Ana, Danny Salas Oliveros, de 45 años de edad, de Santa Ana, y Víctor Alphonse Enciso, de 33 años de edad, de Santa Ana, son acusados por delito mayor de ser cómplice después de los hechos, y alegaciones adicionales por actuar como una pandilla criminal. Chargualaf se declaró culpable el 1 de enero del 2007, y fue sentenciado a 247 días en la cárcel y tres años de libertad bajo prueba. El procesamiento contra Muniz comenzará el 16 de junio del 2009 en el departamento C-57. El procesamiento contra Danny Oliveros y Enciso comenzara el 20 de febrero del 2009 en el departamento C-57. Si son condenados, Muniz, Danny Oliveros, y Enciso enfrentaran una sentencia máxima de ocho años en prisión estatal.

 

Oliveros, Charcas-Fernandez, y Saldivar, miembros de una pandilla criminal, Latina, son acusados de planear una trama para robar el vehículo de un compañero pandillero, Raffi Yessayan. Yessayan, un ruso albino quien es legalmente ciego, era dueño de un Nissan negro de cuatro puertas con aros especiales, y tenía que ser conducido por sus amigos debido a su ceguera. Alrededor de las 9:30 de la tarde del seis de junio del 2006, Oliveros, Charcas-Fernandez, y Saldivar estaban conduciendo con la víctima en su coche con la intención de robarlo.

 

Mientras manejaban el coche, Yessayan se involucro en una discusión verbal con Oliveros. El acusado paró el vehículo en un estacionamiento en la ciudad de Orange. Oliveros es acusado de disparar a la víctima, una vez, en la parte posterior de su cabeza. Cuando Yessayan se cayó al piso, Saldivar es acusado de retirar la pistola y de disparar a la víctima en la parte posterior de su cabeza, una vez más. Los tres demandados son acusados de dejar a Yessayan en el estacionamiento y de fugarse de la escena. Son acusados de robar el vehículo y de desbaratarlo para venderlo en partes. La víctima, quien cumplió 26 años de edad el día antes, fue descubierto por personas que estaban corriendo en el área la mañana siguiente.

 

Después del homicidio, se le acusa a Danny Oliveros, el hermano de Ruben Oliveros, de ayudar a destruir evidencia en instruir a Muniz a que desbarate el vehículo. Mu