PANDILLERO FUE SENTENCIADO A 117 AÑOS HASTA CADENA PERPETUA POR ABUSAR Y ROBAR UNA MADRE, HIJA, Y ABUELA DURANTE UN ATRACO USANDO LLAVE DEBAJO DE LA ALFOMBRILLA

OCDASeal

Fiscalía del Condado de Orange
Comunicado de Prensa


Tony Rackauckas, District Attorney
401 Civic Center Drive West
Santa Ana, CA 92701

Para Publicacion Inmediata
Caso # 08CF2562




 

18 de diciembre, 2009

Contacto:

Susan Kang Schroeder
Consejera de Asuntos Publico
Oficina: 714-347-8408
Celular: 714-292-2718

Farrah Emami
Vocera
Oficina: 714-347-8405
Celular: 714-323-4486

PANDILLERO FUE SENTENCIADO A 117 AÑOS HASTA CADENA PERPETUA POR ABUSAR Y ROBAR UNA MADRE, HIJA, Y ABUELA DURANTE UN ATRACO USANDO LLAVE DEBAJO DE LA ALFOMBRILLA

 

WESTMINSTER – Hoy, un pandillero de Santa Ana fue sentenciado a 117 años hasta cadena perpetua en prisión estatal por haber usado una llave que hurto bajo la alfombrilla y entrar a la residencia de una madre, hija, y abuela, y atracar la residencia después de que amarró a dos de las víctimas usando cinta adhesiva y golpeándolas con la pistola. Carlos Alberto Martinez, 26, fue encontrado culpable por un jurado el 24 de noviembre del 2009, de tres cargos graves de robo de primer grado, dos cargos graves de encarcelamiento falso usando violencia, y un cargo grave por cada delito de encarcelamiento falso de un mayor usando violencia, atraco residencial de primer grado, asalto agravado, asalto con un arma, abuso de mayores, terrorismo público, y alegaciones adicionales por actividad criminal de pandilla, causar gran daño corporal, y el uso personal de un arma. El también tiene una convicción previa del 2000 por robo.

 

Alrededor de las 5:45 de la mañana, el 18 de diciembre del 2007, Martinez y un cómplice desconocido entraron a una casa en la ciudad de Santa Ana usando una llave que uno de los demandados robo unos días antes, después de ver a la víctima #3, la abuela de 78 años de edad, esconder la llave debajo de la alfombrilla enfrente de la puerta de la casa. Los demandados, con pistolas y puestos gorras de esquiar, entraron la cocina y atacaron a la víctima #3 y su hija de 54 años de edad, la víctima #1. Martinez y su cómplice amarraron con cinta adhesiva sus muñecas, tobillos, el cuerpo entero, y caras de las dos víctimas a unas sillas.

 

Uno de los demandados entró el salón de baño donde la víctima #2, de 17 años de edad, se estaba bañando. Le ordeno a punta de pistola a que saliera de la ducha, y le forzó a la cocina, donde su madre y abuela estaban captivas.

 

Mientras las tres víctimas gritaban en terror, los dos demandados repetidamente le pegaron en la cara con sus pistolas a la víctima #1 y la víctima #3 mientras exigiendo dinero y joyas. Martinez y su cómplice robaron $64 en efectivo y $150 en joyas, y huyeron la escena a pie. Una vecina dio testimonio durante el juicio que llamo al número 9-1-1 después de que los gritos de las víctimas la despertaron.

 

Las víctimas fueron trasladadas al hospital para ser tratadas por sus heridas. La víctima #3 se quedo en el hospital por varios días y continúa de sufrir dolores de cabeza crónicos y problemas de la visión a causa del ataque. Se coleccionó evidencia de la escena del crimen, incluyendo ADN de la parte interior del llavero.

 

En abril del 2008, Martinez fue condenado en un caso sin relación a este, de pandilla, por terrorismo público e ilegalmente usar un vehículo en el Condado de Orange. El fue sentenciado a cuatro años en prisión estatal. El acusado fue ordenado a donar su ADN gracias a la convicción.